Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

La tortuga Morrocoy: una grande que sucumbe

Ilustración de la tortuga morrocoy, una especie que padece por las tradiciones y creencias en la región Caribe.

Ilustración de la tortuga morrocoy. Fuente Instituto Humboldt.

Aunque la hicotea es la tortuga más consumida en el Caribe, una pariente también es apetecida por los cazadores y traficantes de fauna silvestre: Chelonoidis carbonaria, más conocida como morrocoy o morrocoyo.

Es una tortuga terrestre grande, de hasta 44 centímetros, con un caparazón alto y abombado de color oscuro con escudos amarillos, naranjas o rojos. Sus patas, pintadas con manchas rojizas, carecen de dedos visibles y solo se le ven las uñas, por lo cual lucen similares a las patas de un elefante.

Habita en varios países de Sudamérica, como Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Guyana, Guayana Francesa, Panamá, Paraguay, Surinam y Venezuela. En Colombia está en los departamentos de Antioquia, Arauca, Atlántico, Bolívar, Caquetá, Casanare, Cesar, Chocó, Córdoba, Cundinamarca, La Guajira, Magdalena, Meta, Santander, Sucre, Tolima y Vichada.

La cuenca del río Magdalena, las tierras bajas secas del Caribe y la Sierra Nevada de Santa Marta, son algunos de sus hogares. También hace presencia en la isla de Providencia, donde fue introducida por el hombre.

Habita en el bosque seco tropical y matas de monte en medio de las sabanas, morichales, esteros y bosques de galería. Se refugia en las cuevas que se forman por la acumulación o afloramiento de grandes rocas en diferentes áreas del terreno.

Es un reptil de hábitos diurnos, solitario y omnívoro. Se alimenta principalmente de frutas en el bosque, plantas vivas y muertas como hojas, raíces y hojarasca, insectos, caracoles, lombrices y carroña.

“Las tortugas del género Chelonoidis son carroñeras. En los bosques de la Amazonia, estos reptiles habitan en las zonas con alta presencia de vertebrados para comer sus cadáveres. Sin embargo, también consumen frutas, plantas y otros animales vivos. Aprovecha los recursos del bosque en todo su nivel”, menciona Acosta.

Dada la diversidad de frutos que consume y por retener semillas en su organismo, el morrocoy es considerado un dispersor de semillas muy efectivo e importante. “No son muy abundantes. En expediciones por los Llanos Orientales o la selva encontramos por mucho dos individuos”, complementa el experto.

Tiene su mayor pico de celo entre abril y junio, justo en la época de lluvias. Según el libro Biología y conservación de las tortugas continentales del Humboldt, la hembra deambula olfateando el suelo hasta encontrar el sitio donde excavar su nido. “Siempre entierra los huevos puliendo bien la entrada para que pase desapercibido. El número de huevos por posturas (entre dos o cinco al año), es de dos a siete”.

El Libro Rojo de reptiles informa que en el Caribe tiene sus posturas desde julio hasta febrero, con picos entre septiembre y noviembre. La hembra generalmente excava un hueco en la tierra para sus huevos, cuatro en promedio, y los tapa bien.

En algunos sitios del Caribe, las tortugas morrocoy son cazadas debido a la creencia de que su consumo aumenta el vigor sexual. “Además de este consumo, que también se incrementa durante la Cuaresma por representar una fuente de proteína, los habitantes la capturan o compran de forma ilegal para tenerla en sus casas como un amuleto de buena suerte”, revela Acosta.

Es uno de los animales más traficados para convertirse en mascota. “Muchos habitantes tienen la creencia que atraen la buena suerte y dinero, alejan las enfermedades, propician la longevidad de sus dueños y aumentan el vigor sexual y atraen el dinero”, menciona el libro Biología y conservación de las tortugas del Humboldt.

Aunque durante la Cuaresma y Semana Santa el objetivo principal de los cazadores son las hicoteas, ya que permanecen en grupo y en grandes cantidades, los morrocoy también caen en sus redes para comercializarlos en el mercado de mascotas o consumirlos.

La morrocoy también está amenazada por la deforestación y la transformación del hábitat generada por la ganadería, quemas, minería ilegal y extracción de madera, por lo cual en Colombia está considerada como una especie vulnerable a la extinción.

Aunque en los departamentos de Bolívar, Sucre y Atlántico el morrocoy es común, varias comunidades rurales señalan que esta tortuga ha mermado considerablemente en las últimas décadas. “Se conoce poco sobre la estructura de la población en Colombia”, concluye el Libro Rojo.

La desaparición de la tortuga morrocoy afectaría considerablemente los ecosistemas. Según Acosta, como son carroñeras y omnívoras, cumplen el rol de limpiar los territorios. “Es un organismo que transporta nutrientes en todos los ambientes que habita. Además, son parte fundamental de la red trófica porque hacen parte de la dieta de grandes vertebrados como los felinos”.

Fuente: Instituto Humboldt

Marzo 17 de 2021

Escrito por en 17 marzo, 2021. Archivado en REGIONES. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.