Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Piojó por fin podrá ir a bañarse al mar

En la época de la colonia no iban por miedo a los españoles sanguinarios.

Para los piojoneros, después de más de 200 años, ir hoy a bañarse al mar es una delicia más que merecida. ¡Con tantos deseos que tenían ellos de abrazar el Caribe!

La Administración de Eduardo Verano inicia ‘La Azucena’, 6,7 kilómetros que conectan Piojó con la Vía al Mar. “Era el colmo que esta gente no pudiera ir a bañarse al mar, teniéndolo tan cerca”. Eso, en el fondo, no es lo más importante. Lo aterrador es que todavía en Colombia, 200 años después que se fueron los últimos malandros colonizadores piojos y gonorreícos españoles, todavía quedan traumas, fucús, temores ocultos, de ir a ciertos sitios en donde el invasor abusaba con la mayor crueldad de niñas y niños que obligaban a tener sexo con ellos, siendo los indígenas todavía imberbes.

Por eso los piojoneros le cogieron miedo al mar, no fobia, porque el indígena de raza pura nunca supo de esa despreciable enfermedad europea, maximizada tiempos después por un loco de remate  llamado Hitler, con un perfil enfermizo y endiabladamente  hambriento de sangre humana como cierto personaje que ha engendrado en estos tiempos la herencia de la colonia.

La importante es que esos mitos y leyenda negra han ido desapareciendo con cultura, con obras, con dialogo amigable con el campesino. Y uno de los puntales de esos cambios positivos es la revolución de la infraestructura vial del departamento del Atlántico que sigue su marcha sin parar: el gobernador Eduardo Verano dio inicio al proyecto de mejoramiento de la vía rural La Azucena que, en 6,7 kilómetros, comunica la Autopista al Mar con la Ye de Piojó, con una inversión total de $15.243 millones.

La nueva vía está localizada al noroccidente del departamento e interconecta los municipios de Juan de Acosta y Piojó en su zona rural, desde la Autopista al Mar (kilómetro 67) hasta la carretera del Algodón, y de ahí con la prolongación hacia Tubará y el distrito de Barranquilla.

«Esta zona es de mucho desarrollo agrícola y ganadería, lo que requiere de vías adecuadas y seguras para el transporte de los productos y de los habitantes y trabajadores de las fincas y parcelas. Con este tipo de obras hacemos más competitivo a nuestro departamento y generamos desarrollo y mayor calidad de vida para nuestra gente», destacó el gobernador Verano.

Para estas obras se demolerán 22 estructuras existentes por estar en mal estado o no cumplir con las especificaciones del proyecto, en lo concerniente a capacidad hidráulica y/o ancho de vía a construir.

“Es una redención”

A pesar de encontrarse aún en obra negra, ya Piojó estrenó su nueva vía. Ahora está a la espera de que Verano termine su mandato para hacerle una estatua en la plaza. No es ningún culto a su personalidad. Es un merecido reconocimiento y ejemplo para los futuros gobernadores que no vengan solo a comer sancocho, sino a entregar obras.

Uno de los ancianos del pueblo tomó por el brazo al gobernador Eduardo Verano y le dijo con esa sinceridad con que los viejo hablan las cosas serias: “Por aquí han pasado más de 40 candidatos y gobernadores embusteros, embaucadores, prometiendo esa vía, y los puñeteros lo engañan a uno como si uno fuera pelao chiquito. Y nosotros somos todavía tan pendejos, que seguimos votando por ellos”.

«La vía trazada actualmente será rehabilitada con pavimento flexible en toda su extensión y contempla la construcción de las obras de drenaje, correspondientes a 22 estructuras que incluye un puente de 20 metros, 20 box culvert y 3.542 metros lineales de cunetas», explicó la secretaria de Infraestructura del Atlántico, Mercedes Muñoz.

«La vía, cuyos trabajos iniciaremos en pocos días, tendrá un ancho de calzada de 6 metros y 50 centímetros de berma a cada lado. El puente que se construirá será de 20 metros de luz y estará soportado sobre estribos cimentados sobre pilotes, reemplazando la estructura actual que fue construida hace 50 años y que presenta socavación a los costados, además de no cumplir con las especificaciones del código nacional de puentes. Las curvas pronunciadas del camino actual se van a mejorar para garantizar la seguridad de quienes transitarán en la nueva vía, con diseño geométrico de curvas horizontales», agregó la funcionaria.

Heidis Torregrosa, habitante de una de las fincas aledañas a la vía, manifestó su alegría por esta noticia. «Nos va a beneficiar mucho porque cuando llueve se encharca y la gente no puede pasar, nos toca coger por otras vías más largas para llegar a nuestros destinos. A mí me va a servir bastante porque podré llevar a mi hijo a su colegio de forma más segura, actualmente me demoro como media hora para hacer el recorrido, pero pronto va a ser más rápido».

Esta obra es adicional a los 120 kilómetros de vías secundarias y terciarias que se construyen en el departamento durante esta, la segunda administración del gobernador Eduardo Verano, que confirma que el Atlántico es el departamento mejor interconectado del país.

«Vivo en San José de Saco y tomo este camino para llegar a mi trabajo en el sector de Agua Marina, pero cuando llueve uno lo piensa dos veces para transitarlo por seguridad, así que toca darnos la vuelta por el casco urbano de Juan de Acosta para salir a la autopista al Mar y de ahí poder ir a Santa Verónica, Cartagena o Barranquilla. Estoy seguro que con la vía pavimentada voy a llegar mucho más rápido», expresó Trigelio Mendoza.

“Hombe, con esta vía todo será más facilito”

En su motocarro, Jean Carlos Olmos transporta a diario a personas por la vía actual entre Piojó y Juan de Acosta y manifiesta que con la pavimentación todo va a ser mejor. «Actualmente el camino está en malas condiciones, con muchos huecos y en las noches es peligroso transitar. Con la nueva vía vamos a poder llegar a las fincas con mayor seguridad para las personas que transportamos. Yo por eso digo que la vía la vamos a bautizar Eduardo Verano De la Rosa, a partir del primero de enero de 2020. Para que no venga un avivato o una avivata a ganar indulgencias con camándula ajena”.

Con satisfacción recibe Luis Molina Arteta, propietario de la finca Los Bálsamos y quien se dedica la cría de vacas lecheras, el anuncio de la obra. «La vía se pone en pésimas condiciones para transitar en época de lluvias y no se pueden sacar los productos agrícolas y la leche. La nueva vía nos ahorrará tiempo y dinero, lo que nos hará más competitivos», expresó.

Cuando se le preguntó al mayordomo de ‘Los Bálsamos’ ¿Ya tiene candidato por quién votar para gobernador el 27 de octubre?, respondió: “Vea, al perro macho solo lo capan una vez. Yo no vuelvo a prestarme de bobo útil a votar por ninguno de esos bandidos, hasta que no me demuestren lo contrario, como el doctor Verano, un hombre serio”.

La Azucena hace parte de las 400 obras que hace el Gobierno departamental con la materialización del plan de desarrollo Atlántico Líder 2016-2019.

Fuente: La Cháchara.co

Septiembre 22 de 2019

 

 

Escrito por en 22 septiembre, 2019. Archivado en REGIONES. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.